7 de marzo de 2011

Que me digan lo contrario...

Soy de esas que tienen tres vidas; la suya, la que se inventan los demás, y la que sus padres creen que tienen.
De las que cuando tienen un día estresado lo pagan con la persona equivocada.
De las que probablemente te enamoras y luego no puedes desenamorarte.
De las que a veces se sienten mejor estando solas, aunque echen de menos los suyos.
De las que lloran con las películas románticas.
De las que lo dan todo, TODO, pero que no son capaces de seguir dándolo hasta el último momento.
De las que van con el miedo a fallar pero aún y todo se entregaran al máximo(aunque eso no se cumpla hoy en día).
De las que escriben su nombre en los cristales empañados para luego borrarlos.
De las que tienen expectativas.
De las que no se entienden ni ellas pero saben lo que quieren.
De las que son capaces de sacarte una sonrisa en tus peores días.
De las que echan el bolígrafo al suelo para coger la notita que les lanza el compañero.
De las que les entra la risa tonta en momentos serios.
De las que les encanta quedarse hablando con las amigas toda la tarde.
De las que llegan tarde a casa porque en el camino se entretienen demasiado.
De las que odian los pajaritos que les cuentan todo a las madres.
De las que buscan magia en las palabras.
De las que piden un beso apasionado en la mayor de las broncas.
De las que la música les transporta.
De las que tienen miedo de seguir haciéndolo mal.
De las que les cuesta pedir perdón(pero al final lo hace).
De las que encuentran algo bueno en cualquier persona.
De las que eso de disimular no se les da muy bien.
De las que lloran y lloran y toman decisiones sin pensarlas.
De las que piden atención.
De las que se quedan tumbadas en la cama pensando en el por qué de las cosas.
De las que se rayan.
De las que tropiezan mil veces con la misma piedra pero siempre se levantan(en esos momentos pienso en...Caerse está permitido pero levantarse es obligatorio).
De las soñadoras.
De las realistas.
De las pesimistas, pero que siempre ve algo bueno en todo.
De las que lo intentan una, dos, tres, hasta 50 veces, y cuando vé que no puede más.
De las que se dejan llevar.
De las que les gustaría seguir siendo niñas siempre.
...Así soy yo.

1 comentario:

Wada dijo...

Yo tambien soy asi, me sentido muy identificada.
Un beso