30 de marzo de 2012

25 de marzo de 2012

Podrán matar al soñador, pero no al sueño.

Podrán cortar una, dos, tres flores, pero no detener la primavera. 




Un camino de rosas es también un camino de espinas. 
No temas a los obstáculos del camino, porque un camino sin obstáculos, es el que no lleva a ninguna parte.

Podrán prohibirme tu amor
podrán arrancarme de tus brazos,
podrán incluso alejarme de ti...
pero jamás conseguirán 
sacarte de mi corazón.

20 de marzo de 2012

días ~

Hay días en los que me despierto tarde, cabreada y sin ganas de ir a clase, sino de seguir durmiendo. Pero hago un esfuerzo y me levanto, deseando tener un "buen día".. Pero a la mierda los deseos. A la mierda el refrán "A quien madruga, Dios le ayuda", porque por levantarte media hora tarde o por levantarte a tiempo, nadie te va a ayudar, aiiis..
Lo peor de todo es que las cosas... siempre pueden ir a peor. Para colmo, miro por la ventana y lo veo todo nublado y cayendo una que flipas.
Inmediatamente me doy cuenta de que va a ser una mierda de día.. y hasta ahora no he fallado.

ENFIN

6 de marzo de 2012

te amo..


TE AMO


Te amo,
te amo de una manera inexplicable,
de una forma inconfesable,
de un modo contradictorio.

Te amo
con mis estados de ánimo que son muchos,
y cambian de humor continuamente.
por lo que ya sabes,
el tiempo, la vida, la muerte.

Te amo...
con el mundo que no entiendo,
con la gente que no comprende,
con la ambivalencia de mi alma,
con la incoherencia de mis actos,
con la fatalidad del destino,
con la conspiración del deseo,
con la ambigüedad de los hechos.

Aún cuando te digo que no te amo, te amo,
hasta cuando te engaño, no te engaño,
en el fondo, llevo a cabo un plan,
para amarte mejor.

Te amo...
sin reflexionar, inconscientemente,
irresponsablemente, espontáneamente,
involuntariamente, por instinto,
por impulso, irracionalmente.

En efecto no tengo argumentos lógicos,
ni siquiera improvisados
para fundamentar este amor que siento por ti,
que surgió misteriosamente de la nada,
que no ha resuelto mágicamente nada,
y que milagrosamente, de a poco, con poco y nada
ha mejorado lo peor de mí.

Te amo,
te amo con un cuerpo que no piensa,
con un corazón que no razona,
con una cabeza que no coordina.

Te amo
incomprensiblemente,
sin preguntarme por qué te amo,
sin importarme por qué te amo,
sin cuestionarme por qué te amo.

Te amo
sencillamente porque te amo,
yo mismo no sé por qué te amo.

Pablo Neruda.